I.E.S. La Aldea

CUENTO: Besos de mujer

  • Categoría: Cuentos
  • Publicado el Lunes, 15 Enero 2007 00:00
  • Escrito por Guanchinech
Me gusta viajar en barco, reflexionaba, mientras esperaba subir a bordo del ferry ultramoderno que me llevaría a otra isla cercana a pasar unos días. Se había producido un pequeño retraso y amenizaba la espera escuchando música con los auriculares puestos mientras echaba una mirada a la variopinta fauna que poblaba la estación marítima...
Imagino que por la imagen de tristeza que mostraban, acabé por fijarme en una pareja que ocupaba un rincón tranquilo: Seguramente se estaba desarrollando ante mis ojos la representación de una ceremonia de despedida. Se hablaban abrazados y sus gestos denotaban la pequeña gran desesperación de dos enamorados que se ven obligados a separarse por causas ajenas a ellos mismos, a sus deseos más íntimos. Sentí lástima. Que tristes pueden llegar a ser las despedidas cuando un sentimiento como el amor está por medio...
Por los altavoces anunciaron que ya se podía acceder al barco. Se produjo un ligero revuelo mientras los pasajeros abandonaban la estación para acceder a las escaleras de subida al buque. Siempre me tomo esos momentos con tranquilidad, prefiero esperar a ser de los últimos en subir y así me evito las aglomeraciones. Por un instante perdí de vista a la pareja, pero enseguida volví a verlos. Era imposible no hacerlo: En ese momento estaban de pié, en brazos uno del otro y sus bocas se habían unido en un beso tan intenso, que hasta yo mismo dejé de respirar unos segundos. Formaban algo aparte, como una isla entre un mar de gente donde se había concentrado una poderosa fuerza que los envolvía. El beso se hizo eterno. Me sentí mal, como si estuviese invadiendo una intimidad que necesitaban, pero que al mismo tiempo era imposible concederles...
 
En fin, que subí al barco, tomé posesión de un asiento y decidí dar una vuelta para ver las maniobras de salida del puerto. Al rato, cuando volví a mi butaca comprobé con sorpresa que la chica, que era al final la que viajaba, se había sentado cerca. Me extrañó su actitud, porque la tristeza que tenía en tierra había desaparecido. Estaba hablando por el móvil y una gran sonrisa le iluminaba la cara. Era todo tan raro que me pasé la hora y poco más del viaje meditando sobre aquél misterio. Incluso antes de llegar a nuestro destino, se retocó el maquillaje y soltó el pelo, que hasta ese momento lo llevaba recogido en una coleta.
 
- “me estaré volviendo un cotilla, pero aquí pasaba algo raro, y yo voy a averiguar qué es”- pensé.
 
Cual no sería mi asombro cuando al bajar a tierra la estaba esperando otro chico, con un parecido asombroso al que habíamos dejado atrás. Se abrazaron felices y allí se quedaron, sin resuello, sus labios unidos en un beso muy parecido al que había visto un rato antes. Pero esta vez, de bienvenida.
 
- “Creo que ya tengo material para una historia”- pensé, divertido...

Si no eres tú no puedes compartirlaPADRES Y MADRES:  Cómo crearse una cuenta de Pincel para acceder a la información de sus hijos e hijas:

capturapincel

 image

escuela oficial de idiomas

logo Canarias avanza con Europagarantia juvenil convoca un 60 mas de jovenes que en 2014

Ministerio

Logo_COLOR_Gobierno_ConsejeriaEducacion_15-19.pngFSEInvierFu

is4k

cofinanciacion_europea.jpg

OfertaEducativa

PGA18

Breves

ProIDEAC