I.E.S. La Aldea

“SE SALIӔ LA ACAMPADA EN GARAÑÓN.

  • Categoría: Educativas
  • Publicado el Jueves, 08 Marzo 2007 00:00
  • Escrito por José Miguel Perera
DISPONIBLE GALERÍA FOTOGRÁFICA. PINCHA AQUÍ.

Desde el lunes a primera hora de la mañana, los diferentes grupos de 4º de la ESO se desplazaron hasta el Campamento de Garañón, en la cumbre de la isla, para pasar tres días de convivencia y formación en conjunto. La experiencia ha sido fabulosa pues, como dicen nuestros chicos, la acampada “se salió”.
 
El numeroso grupo de alumnado y profesorado que se desplazó al campamento fue trasladado con los vehículos del profesorado más con los de unos cuantos padres y unas cuantas madres que se prestaron para tal motivo, al igual que para la vuelta a casa, ayer al mediodía después del almuerzo.
Los días que pasamos en el Garañón se pueden etiquetar como activos, alegres y muy entrañables. De nuevo, tres días de convivencia más allá de la clase cotidiana vuelven a hacer verdaderos lazos estrechos entre los y las jóvenes, en conjunto con el profesorado acompañante, en este caso Eugenia, Paqui, Juan Fajardo y el que escribe. Amistad, trabajo en equipo, conocimientos físicos e intelectuales que dan un empujón significativo en la relación diaria de todos nosotros en el centro.

 

 
Las actividades fueron muchas emocionantes, divertidas a más no poder y fructíferas. Juegos en las canchas como fútbol y baloncesto, aparte de saltar a la soga, chicas y chicos, cantando las tradicionales canciones que acompañan. La tarde del lunes ya pasamos a la acción dirigidos por los monitores del campamento, que en todo momento se portaron fabulosamente con nosotros.
 
Un circuito agradable en los alrededores del Garañón con la bicicleta, para unos un paseíto suave, para otros una cruz (¡Díganselo a Gabriel, Alfana y Adal! ¡Menos mal que siguen vivos!). El tiro con arco nos precisó la puntería con la diana y los globos (¡vaya coñazo el recoger las flechitas!). Y el rapel nos puso el corazón a cien, sobre todo a mí o a Begoña; o al amigo Omar, y a Ellen, que preferimos quedarnos mirando cómo los compañeros y las compañeras descendían una vertical de al menos 50 metros. Demostraron todos y todas que hay futuro, sobre todo Miriam, que le puso todo lo que tenía para hacerlo (¡ay, mi niña linda! ¡Ya sabes que ahora puedes llegar hasta la luna, si te lo propones!).
 
El martes, en planta desde las ocho de la mañana, como todos los días, hicimos la caminata al Roque Nublo, un precioso itinerario con un día inmejorable lleno de hermosas vistas y paradas explicativas sobre la flora, fauna, la orografía y los diferentes elementos etnográficos que nos rodeaban. El Fraile, la Rana, la Presa de Los Hornos… y el amigo de todos los días al fondo: el majestuoso Teide en la isla hermana que parecía poderse tocar con nuestros propios dedos.
 
El martes por la tarde de nuevo actividades. Y la mañana del miércoles pruebas de orientación…
 
¿Más? Pues sí. Tendríamos que nombrar las partidas de cartas, los diferentes momentos jugando al trivial, la película de miedo del lunes por la noche, el partido de fútbol, las sesiones de peluquería (¡eh, Moni!), los despertares autóctonos con la caracola de Iván, los saltos del mismo con su garrote, los momentos en el comedor con buenas comidas (y limpiando, claro), las perrerías de la noche, las revistitas de modelos o, para acabar ya, la calentita hoguera del lunes por la noche, en el Tagoror, el sitio de encuentro y reunión del campamento.
 
Podríamos contar mucho y mucho más, pero todo lo que queda por decir lo dejamos en boca de las personas que allí estuvieron (hay que preguntarles) y en las imágenes de la galería de fotos, que hablan por sí solas.

 
El comportamiento del alumnado fue intachable, así como lo fue el grupo del Lomo Apolinario que nos acompañó durantes estos días, y con el que más de uno y una hizo amistades.
 
Sólo me queda agradecer a los profes participantes por haber hecho también de estos días algo importantísimo, estando al pie del cañón, con cámaras (de video y de fotos) para dar testimonio de todo lo ocurrido, y para dejar en la imagen y la voz el recuerdo de estos momentos que para muchos de estos jóvenes seguro será por mucho tiempo.
 
Y sobre todo quiero hacer pública la admiración y el respeto hacia la cabecilla y generadora de esta y de tantas y tantas actividades de este tipo, siempre recordadas por nuestros chicos y nuestras chicas (de hoy y de hace muchos años), Eugenia Bello, de la que mis palabras quedan enmudecidas cuando observo la cantidad y calidad de actos que promueve desde un modo especial de educación poco entendido generalmente, pero que apoyo al cien por cien. A ella, todas las gracias, en nombre de todos y todas.
 
¿Repetimos? Creo que está clara la respuesta.

FSEInvierFu

Logo_COLOR_Gobierno_ConsejeriaEducacion_15-19.png

is4k

cofinanciacion_europea.jpg

 

OfertaEducativa

Breves

ProIDEAC