I.E.S. La Aldea

DESPEDIDA 2º DE BACHILLERATO: PALABRAS DEL ALUMNADO.

  • Categoría: Educativas
  • Publicado el Lunes, 25 Junio 2007 00:00
  • Escrito por Alumnado de 2º Bachillerato
Buenas noches a todos los presentes en este acto que celebra el IES La Aldea con motivo de la finalización del curso 2006-2007. Dentro de él tiene lugar el reconocimiento a los alumnos de 2º de Bachillerato, los cuales han terminado sus estudios en este centro y se disponen a abandonarlo para continuar con estudios superiores o para incorporarse al mundo laboral. Los alumnos de dicho curso, representados por nosotros, hemos realizado un pequeño discurso con motivo de este acto, en el que queremos realizar un breve repaso a nuestra trayectoria en este centro.

Empezaremos por el primer ciclo de la ESO, es decir, por 1º y 2º. En este primer ciclo llegamos todos nosotros procedentes de los distintos colegios de primaria de nuestro municipio. Como suele ser habitual, el primer año fue difícil, ya que se trata de un año de cambio y adaptación, en el que compartes clase con alumnos llegados de los diferentes colegios y te encuentras en una situación de desconcierto: a muchos de ellos ni siquiera los conoces. Este primer año también tiene sus pros porque conoces a mucha gente nueva y distinta.

Los encargados de llevarnos por el camino adecuado durante estos dos años fueron profesores ya conocidos por nosotros, como es el caso de Don Siso, Don Luis, Provi, Doña Pilar, la que tantas veces nos hacía copiar 100 veces las faltas de ortografía, y algunos más que se nos quedan en el tintero. Con ellos aprendimos muchas cosas, no solo a nivel escolar sino también nos enseñaron a madurar en esta etapa tan compleja de nuestras vidas. De este primer ciclo nos gustaría destacar esos monográficos tan famosos marcados por Don Siso, en los cuales investigábamos sobre nuestro municipio e incluso sobre los municipios colindantes. Destacar que gracias a él un grupo de alumnas de nuestra promoción ganaron el 2º y 3º Premio de Etnografía Canaria y que, sin su ayuda, hubiese sido imposible.

Tras estos dos primeros años, pasamos al 2º ciclo, en los que cursamos 3º y 4º de la ESO. Ya una vez adaptados al nuevo centro, la cosa era más divertida y nos movíamos en él como peces en el agua. De vez en cuando nos mandaban al parte de incidencias con motivo de alguna gamberrada que hacíamos, pero nada fuera de lo normal de unos chiquillos. Durante este ciclo los profesores encargados en darnos clase fueron Rosa Castellano, quien tanto nos reñía pero con la que tanto aprendíamos y cogíamos sus consejos; Marcial, el que en cada clase nos contaba un chistillo y nos alegraba la mañana; Roberto el de El Hoyo, con el que caminamos kilómetros y kilómetros por montañas aldeanas; Pino; Teresita, una vasca que habla canario; Germán, Gonzalo y la siempre divertida Eugenia. Lo más destacado de estos dos años fueron las acampadas llevadas a cabo por Eugenia en las que convivíamos tanto alumnos como profesores. Dichas acampadas nos sirvieron para conocer parajes impresionantes de nuestra isla como es el caso de Guguy o la cumbre de la isla.

Tras finalizar la ESO muchos de nosotros continuamos hacia el Bachillerato. Sin embargo otros se quedaron en el camino y no siguieron con sus estudios. Este paso fue el más importante ya que teníamos que decidir por qué vía nos metíamos para continuar, es decir, teníamos que decidir si nos íbamos por letras, por ciencias o por economía.

El primer año de Bachillerato fue muy bueno, puesto que una buena remesa de estudiantes continuaba su camino hacia estudios superiores. Este año fue el año de la llegada del conocido Juampy con el que conectamos rápidamente. También conocimos al prestigioso profesor de historia que tanta fama tenía: hablamos de Suso, sin duda, ¡una bomba!

Este año también fue un año muy importante para nosotros en el sentido de que ya podíamos salir del centro en la hora del recreo. Eso sirvió para que nosotros nos engancháramos a los bocadillos más famosos de La Aldea, es decir, los tremendos bocadillos del Lauremar y que luego nos hacían volver con el aliento de alioli a la clase. Poco más podría destacar de este año; bueno, sí, la acampada realizada por algunos de nosotros a la isla de La Graciosa.

Por fin llegamos a este último año, en el que nos ha pasado una serie de cosas muy importantes y a su vez divertidas. Nuestro último año en el centro nos ha servido para darnos cuenta de lo que significa pasar por el IES La Aldea. Con el paso de los años todos nosotros nos acordaremos de las broncas de Marrero, de los bocadillos del Lauremar -como decíamos-, de los cambios de hora, de las acampadas, de las visitas al parte de incidencias… y así podríamos contar muchísimas anécdotas.

Este último curso nos preparamos para ir a la famosa PAU, ya que según decían era muy complicada. Una vez pasado este trámite de la PAU, tenemos que decirles a todos ustedes que esta prueba no es una cosa del otro mundo y que cualquiera de los que están estudiando en nuestro centro está capacitado para superarla, pero siempre estudiando y sacrificándose. La prueba está en que los profesores no daban un duro por nosotros, sobre todo por la clase de 2º BCL, de los que decían que eran unos gansos, Y, aunque mentira no es, miren, aquí estamos con la PAU en las manos. En el fondo, nos querían y sabemos que sin su paciencia e insistencia no hubiese sido posible.

Nos gustaría mencionar algunos profesores que nos dieron clase este último año. Ellos son: Juampy, Lola, Teresita, Germán, Suso, Eugenia, Rosa, Fátima, Paco, Merche, Ángela, Lary y muchos más que se nos olvidan.

Para el final de este discurso hemos querido dejar lo que consideramos más divertido y emotivo para nosotros. Empezaremos con nuestra querida Fuga de San Diego. Este acto es el más importante de todos para los alumnos, es como decir El Charco para los aldeanos. En dicho acto salen a florecer unos sentimientos muy difíciles de explicar en el que el alumnado vive una jornada de fiesta y alegría y, lo más importante, la convivencia -como suele ser habitual- en El Chozo de alumnos y profesores. Queremos dejarles claro a los alumnos que continuarán en nuestro centro a lo largo de los próximos años que la Fuga nunca se pude dejar de hacer y que, como sea, se tiene que llevar a cabo.

También nos gustaría hacer reconocimiento a nuestros compañeros y nuestras compañeras que vienen desde el barrio de Tasarte a nuestro centro diariamente. Dichos compañeros hacen un esfuerzo sobrenatural al levantarse todos los días de madrugada  para asistir a las clases.

Por último, nos gustaría darle las gracias a los padres de un alumno que se encuentra en el grupo por habernos tratado tan bien cuando asistíamos a su casa para celebrar nuestros asaderos tan populares. Hablamos del matrimonio formado por Guillermo y Nacha, que siempre nos reciben con los brazos abiertos y se ofrecen para todo lo que haga falta de manera desinteresada. Muchas gracias a los dos y que sepan que siempre estarán entre nosotros.

Y cómo no, no podíamos olvidarnos de agradecer a nuestro amigo y profesor, el BARBITAS, José Miguel, al que hemos apodado cariñosamente Juampy. Faltan palabras para agradecer lo que ha hecho por nosotros, siempre ha estado ahí tanto para las fiestas como para las cosas malas, dándonos consejos y llevándonos por el buen camino siempre. Sin olvidar que en una excursión se levantó a las 5 de la mañana para trasladarse hasta el barrio de Tasarte y recoger a unos compañeros con el fin de que sus padres no se molestaran en traerlos y posteriormente alcanzarlos por la noche a sus casas. Sin duda, eso nunca podremos pagárselo. ¡¡Siempre estarás entre nosotros, Juampy!!

Como se habrán dado cuenta, siempre que hablamos de este centro le añado anteriormente el determinante posesivo “nuestro” y les explicamos el porqué. Los alumnos, en este caso nosotros, que pasan por el IES La Aldea no son sólo alumnos que pasan una etapa de su vida escolar allí, sino que formamos una familia, pues  dicho centro forma parte de nuestras vidas ya que siempre será el centro en el que maduramos como personas, en el que nos echamos nuestro primer novio o novia; el centro donde conocimos a aquel querido amigo del que siempre nos acordaremos, y así multitud de cosas. Por eso es nuestro centro y aunque el año que viene estemos en la universidad o en cualquier otro sitio, queremos dejarles claro que nunca nos olvidaremos de aquel acogedor edificio que se encontraba en la Avenida de Los Cardones.
Buenas noches y hasta siempre.

Si no eres tú no puedes compartirlaPADRES Y MADRES:  Cómo crearse una cuenta de Pincel para acceder a la información de sus hijos e hijas:

capturapincel

 image

escuela oficial de idiomas

cofinanciacion_europea.jpg

logo Canarias avanza con Europa

Ministerio

Logo_COLOR_Gobierno_ConsejeriaEducacion_15-19.png

FSEInvierFu

is4k

OfertaEducativa

PGA18

Breves

ProIDEAC