I.E.S. La Aldea

PARA YASMINA

  • Publicado el Jueves, 29 Marzo 2007 00:00
  • Escrito por Francisco Suárez Moreno (Siso)
Dicen que te vas y deseo que vuelvas. Sería encontrarte pronto con trabajo de tu formación,  en este Ciclo Superior de Integración Social, cuyas prácticas has venido realizando en nuestro centro. Habrás visto, a lo largo de estos meses, la realidad de un instituto con otras gafas, las de la responsabilidad y trabajo sobre los menores en la edad más difícil de la vida, y menor que fuiste en este centro a lo largo de varios años en la ESO y en Bachillerato.

Los dos primeros años, finales del siglo XX, me tuviste como tutor y como profesor de Sociales, Geografía e Historia, el que tanta mala fama tiene de marcar trabajos raros que no están en los libros, pero trabajos de nuestro  entorno. Recuerdas aquel trabajo “raro” primero y tan cercano después, el que hiciste con tu equipo de compañeras de Los Espinos sobre “los cuentos de antes de la gente de Los Espinos y Guguy”, de nuestro barrio, por los que por primera vez fueron premiados alumnos míos, porque antes nunca había caído en la cuenta de que había que participar en estas convocatorias. Aquella investigación, realmente, tuvimos que trabajarla mejor. La hicimos a final de curso un poco a la carrera, sin tener idea de cómo nos la iban a valorar. Y es que muchas veces alumnos y profesores no nos valoramos.

Camino hacia más atrás, a principios de los años noventa. Te conocí de pequeñita en el Colegio de La Ladera, cuando con cinco añitos eras la locutora admirada en Radio La Ladera. A veces, en aquel luminoso locutorio te sentaba en mi falda porque no alcanzabas al micro y te iba indicando los pasos de una locutora infantil.

Por eso, cuando llegaste este curso al instituto, a principio de curso, a realizar tus prácticas de una profesión tan difícil como lo es tratar con las personas en su integración social, me alegré mucho aunque no lo expresara, porque yo soy así. Cuando te presentaste, el primer día de prácticas, y te vi, por mi mente se hizo un recorrido cronológico de tres lustros, dibujando aquella niña de preescolar, morenita de perfilados rizos, muy extrovertida y despierta, de voz suave y encantadora... al nacimiento de una señorita tímida, de boca cerrada, responsable, en los primeros cursos de la ESO hasta hoy, señora doña profesional en la Integración Social.

Y acabo: un fuerte abrazo con el cariño de un profesor y el calor de un amigo, con el deseo que te transmito de los otros profesores y profesoras que tu sabes para que tengas mucha suerte.

Logo_COLOR_Gobierno_ConsejeriaEducacion_15-19.png

cofinanciacion_europea.jpg

MATRICULA

OfertaEducativaescuela oficial de idiomas

Breves

ProIDEAC