I.E.S. La Aldea

ME GUSTA RASCARME LA BARRIGA: EL PRIMER TRIMESTRE FUERA DEL AULA.

  • Publicado el Martes, 08 Enero 2008 00:00
  • Escrito por José Miguel Perera (Juampi)

Por eso del alumno rebelde que me siento, qué les voy a decir: a mí lo que me gusta es estar fuera de clase; o, si lo puedo con mis pocas herramientas, hacer que en clase estemos un poco como fuera de esos cuatro muros. No sé si lo consigo, pero en ello estamos.

0

Y la razón no es otra que la intuición (voy a dejarlo en eso) de que el espacio que nos rodea día a día, semana tras semana, cuando entablamos contacto cara a cara con nuestro alumnado en el aula, no es propicio para crear un ambiente adecuado para eso del educar que nos convoca cada día en el IES La Aldea

Digamos que yo lo que quiero es, al decir de las bocas de los que yo creo sabios, escaquearme cada día con mis chicas y mis chicos… Escaquearme hasta las cinco de la tarde, o hasta las nueve (creo que ya sería la decimoquinta vez…); a ser posible, para estar más fresquito, desde las seis y media de la mañana. Esos son los escaqueos que más me gustan. ¿Alguien se apunta?

Así, hemos tenido la suerte de no trabajar (por cierto, gracias al trabajo de otros en organización) muchos días en el primer trimestre de este curso 2007/2008. Bastantes veces, dentro y fuera de nuestro centro. Yo diría -tengo esa sensación- que hemos estado todo el rato tocándonos el ombligo, así, pero sin mirarlo siquiera. Tanto tanto tanto que, oye, me gusta esto bastante…

Me acuerdo de la charla que dieron los de Literatura Canaria (bueno, aquí tuvieron que trabajar un poquito, pero nada de sudores), a la que asistieron también un grupo de cuarto; o de estos mismos con los de 1º de Bachillerato a Gáldar y Guía, en un completo día rascándose la barriga todos y todas, unos a otras, otras a unos; las caminatas a Pino Gordo de los más jóvenes con sus profesores de Educación Física (nada, eso es hacer deporte simplemente); una visita al Jardín Canario que en tres minutos se hace (vamos, que por la noche llegaron, lo normal…); un pateo que fue, para pasar el ratillo, a Tamadaba desde el Valle de Agaete, y como la anterior, todo era cuesta abajo, imagínense, puro placer de los sentidos (además, llegábamos a las 9 y media de la noche, o sea, que estábamos dentro del horario habitual). Y me acuerdo también que nos acercamos a La Capital, aquí al lado, a hacer una visita con los 2º de la ESO a la zona de Vegueta, que mira tú por donde, como todo está peatonalizado, dar unos paseíllos por allí, mirar un par de edificios, también para llegar en el horario previsto (media tarde-noche)… Coser y cantar.

Y qué les voy a contar de lo que hemos hecho en el centro… Aquí sí que es bueno también todo. Vamos ese día al insti, y nada, a costa del trabajo de unos cuantos (mira que curran algunos, yo no sabía eso…), nos pasamos el día por allí de pasillo en pasillo. Día en contra de la Violencia contra la Mujer (vimos unos videos, una obra de teatro y unas cosillas en el pórtico del edificio anexo que en tres minutos se hicieron seguramente); Día del Sida; algunas charlas de Salud; una conferencia de Marcial Morera… nada, eso: cositas que caen del cielo sin esfuerzo alguno…

Oye, y mira que hubo -lo recuerdo bien- una Jornadas de Derechos Humanos que me da a mí que todo el material, hasta los discursos cada hora, cada día, estaban guardados de otros años…Vamos, es que si esto va de escaqueo no tendría sentido -me da a mí- que todo lo que yo vi por esos días se haya preparado este año: eso no se lo cree nadie. ¿Todas las visitas guiadas que nos hicieron aquellos días Ángela y Pino, o el power point comentado por Eugenia? Jajaj eso ya lo tenían de cuando estudiaban jajaj Pues fíjate tú que tanto me gustaron esas actividades, y los paneles realizados (como tantas otras cosas) por el alumnado de 4º con Ana Teresa… Lindos días de escaqueo, para repetir.

Se me iba a olvidar (como algunas otras cosas) la recogida del premio otorgado por Pinolere al alumnado de don Siso. Eso nada, unos trabajitos (realizados también, en parte, en ese horario habitual de las tardes, de los días después de finalizado el curso, sea por el profe o por las jóvenes) que no cuestan nada hacer, puro disfrute… Y premiados, toma ya. Premiado nuestro alumnado y el profesor que los coordina, no más, por ese escaqueo constante en el que estamos metidos, fíjate tú… Yo es que no lo entiendo…

¿Va a ser que eso de escaquearse tiene sus frutos? Porque, claro, yo no entiendo: ¿el estar fuera de clase, el escaqueo y el rascamiento barriguil, se premia? ¿Como ese premio que nos dieron hace un tiempillo, por la causa de los escaqueos constantes de una serie de profesores concretos con su alumnado? Va a ser que no voy por mal camino…

Oye, pues también va a ser que a lo mejor mi esa rebeldía de alumno adolescente que los muros de la clase le constriñen, resulta que da más que la tiza, la pizarra y la incómoda mesa… Y lo mejor de todo, según dicen, es que queda mucho por venir de aquí al final de curso. Parece que a partir de ahora, ya que lo pienso, voy a poner mucho más de mi parte para que todos mis escaqueos sean más fructíferos todavía, como hasta ahora lo están siendo. Porque mira que aprendí yo, por ejemplo, en las Jornadas de Derechos Humanos: ni en veinte horas de clase me hubieran hecho llegar todo aquello que nos dieron gracias al escaqueo de unos cuantos por los pasillos; y tan a gusto que estábamos…

Y no sólo eso: voy a intentar que todo salga de la mejor manera que se pueda, colaborando con todas y todos por llegar a conseguir los más escaqueos posibles, por lo productivos que me son, por lo que parece. Y, por supuesto, en todo lo que pueda colaborar me escaquearé hasta más no poder, sin pisar (pues de ello depende que me pueda seguir tocando la barriga) lo que hacen en sus horarios habituales (más o menos de 6 y media de la mañana a 9 de la noche, como decíamos) estos organizadores de fiestas continuas sin esfuerzo alguno.

Me gusta mi centro por esto, no por otra cosa. Me gusta, y ahora que pienso mientras escribo, me gusta mucho más.

Cada vez le doy más sentido e importancia a mi gandulismo supino de estar, aula afuera, mirando los pájaros que cantan, eso sí, en su horario habitual.

MORALEJA: Usted, amigo o amiga que me lee, no deje pasar ni moleste cuando días de escaqueo vengan. Disfrute, no más, y si puede contribuya a que todos podamos estar tocándonos todo el día la barriga. A lo mejor aprende algo sin darse cuenta.

Logo_COLOR_Gobierno_ConsejeriaEducacion_15-19.png

is4k

cofinanciacion_europea.jpg

MATRICULA

OfertaEducativaescuela oficial de idiomas

Breves

ProIDEAC